LO VASCO : GRANDEZAS Y MISERIAS

En el invierno del 1992, viviendo en San Cugat, reflexione sobre mi sentimiento de ser vasco, especialmente traumatizado por el sangriento atentado etarra en el supermercado Hipercor, en el barrio de San Andrés de Barcelona.

El resultado se tradujo en un escrito que titule: “Lo vasco: grandezas y miserias”, que aun lo considero vigente, a pesar del tiempo  transcurrido.

Seguidamente lo doy a conocer:

“LO VASCO : GRANDEZAS Y MISERIAS”

<No hay mayor realidad que el ser vasco y su enorme complejidad; no solo sea necesario tener genes vascos y vivir en Euskal Herria para poder entender la esencia del ser y ejercer de vasco, sino también hay que perder la perspectiva lugareña y aldeana procurando estudiar dicha complejidad con una visión universalista o, cuanto  menos, europea.

La complejidad de la Península Ibérica queda pequeña comparada, en su perspectiva,  con la de Euskal Herria. Así como en España y Portugal, existen diferentes comunidades con su idiosincrasia particular que fundamentan nacionalidades, regionalismos y, por supuesto, costumbres profundamente diferenciadas; así tenemos que en Euskal Herria conviven alaveses, guipuzcoanos, vizcaínos y los navarros y vasco-franceses, y aun mas: los  bilbaínos y vitorianos.

El bilbaíno viste en ingles y crea sociedades anónimas. El guipuzcoano viste en francés y crea cooperativas, sociedades laborales o empresas familiares. En cambio el alavés es, sobre todo, castellano, más bien el origen de Castilla.

Si en Iberia existe el portugués, castellano, catalán, bable, gallego, valenciano,…etc., en Euskal Herria tenemos el euskera con siete dialectos bien diferenciados, junto al nuevo euskera político: el batua, que trata de unificarlos para lamento de filólogos e intelectuales de habla en euskera.

Si pides en Vizcaya morros te los servirán en salsa vizcaína; sin embargo, en Guipúzcoa te los darán  en salsa española y cortados en rodajas.

Evidentemente las sidrerías y sociedades gastronómicas son inventos guipuzcoanos. Así se podría ir citando numerosas diferencias que ayudan a comprender la complejidad de mi querido país.

Así existieron gamboinos y oñacinos, hubo partidos carlistas  y contraguerrillas liberales, como, por ejemplo, las partidas del cura Santa Cruz y Tirso de Lacalle. Asimismo en la guerra civil se enfrentaron 60.000 requetés vasco navarros contra 10.000 gudaris.

Es decir, siempre hemos estado a la greña y, si nos dejáramos llevar, todavía los plencianos irían a tirarse piedras amigablemente con sus vecinos de Gorliz.

Si el PNV no  abogó, que hubiera sido lo unificador, por nominar como himno de Euskal Herria al libertario “Gernika, ko Arbola” del chirene y jatorra Iparraguirre, no fue por cariño hacia Sabino Arana, sino por miedo a herir los sentimientos de guipuzcoanos y alaveses, ya que desgraciadamente Gernika está donde está. Total que el himno fue el del partido PNV, lo mismo que podría haber sido el “Oriamendi” de los requetés.

En fin, hay cosas que no se entienden, ya que incluso, disponemos del hermoso, querido y respetado “ Agur Jaunak “ que creo sería aceptado por todos sin ninguna animosidad lugareña.

Debe pregonarse que los Fueros vizcaínos, no fueron arrebatados por la fuerza al País Vasco, ya que se abolieron cuando aceptamos el concierto económico en 1874.Solo hubo dos pilares defensores de la continuidad foral: Sagarminaga y Cesáreo Cerragería (mi bisabuelo), ambos junteros, el segundo último sindico de Euskal Herria. Me remito a la Historia de Vizcaya de Iturriza y Zabala y a “La abolición de los fueros e instituciones vascongadas “por J.M.de Angulo y Hormaza (1886), ya que esto es historia escrita en castellano.

En el entorno de Bilbao y las Encartaciones, nuestros abuelos e incluso bisabuelos no hablaban euskera, y no necesitaron la persecución franquista para que se convirtiera en una lengua muerta. Sin embargo, somos y sentimos lo vasco como el que más.

Por ejemplo, para mí, se es más esencialmente vasco cuando te sale un “ irrintxi “ del fondo de tu corazón y entrañas, en un instante de alegría o peligro, que hablando perfectamente los siete dialectos del euskera. Opino así, porque el “irrintxi “no se aprende, solamente te sale o no te sale. Es cuestión de genes.

Estas chapuzas del sentir de un vasco y bilbaíno, quiero que sirvan para advertir de que el problema vasco es, sobre todo, de los propios vascos y el entorno sufre de sus consecuencias, más todavía, cuando el centralismo es más separatista o totalitario que los propios sentimientos nacionalistas.

No hay más salida que un pensamiento liberal, pragmático, captador de los sentimientos esenciales y mirando hacia el futuro con perspectivas como mínimo europeas y aun mejor universales. La Europa política y económica debe ser de las etnias, regiones o federaciones. Nuestra España debe ser federal, y la sinergia nacionalista debe servirnos para, como punta de lanza, prepare a nuestra España fronteriza y pirenaica a integrarse sin traumas en la Europa del siglo XXI, solapando geográfica y políticamente con perfecta continuidad a las correspondientes zonas vasca y catalana de nuestra vecina Francia.

Es obligación de un político el buscar ideas y programas que unifiquen pueblos, no que los separen. Hay que saber dejar en el camino principios que parecen inamovibles pero que la historia demuestra lo poco que valían. Por ejemplo: la aceptación de la ikurriña, creación de Sabino Arana como  diseñador de enseñas, ha podido ser aceptada por todos los vascos, y en las próximas generaciones nadie se acordara de las tensiones e incluso muertes que su aceptación implicó. Seguramente ha sido más fácil su aceptación  por todos, gracias a la no existencia de banderas vascas anteriores, a excepción del pendón del Señorío de Vizcaya. Lo cual, evidentemente, no sucedió con el mencionado himno vasco ya que existían otros himnos que tocan fuertemente el sentimiento vasco en su más pura esencia y simbolismos

A mi entender, lo peor que está sucediendo en España y  Euskal Herria en los tiempos que corren, es la utilización por parte de todos los partidos políticos de los sentimientos de manera demagógica y sin tener en cuenta las necesidades reales de los ciudadanos, al  considerar  únicamente su mantenimiento en el poder a cualquier precio.

Desgraciadamente, desde su constitución el Gobierno Vasco, ha jugado a potenciar el centralismo en sus instituciones debilitando paulatinamente las Diputaciones Forales y la Casa de Juntas, con las cuales nos hubiéramos bastado para gobernar aplicando lo que Arana llamo “la ley vieja” y, entre otras cosas, utilizando la brillante idea de disponer junto a los junteros de dos diputados generales como cabezas lideres y presidentes del parlamento vasco. Actualmente, no han podido todavía con la tradición juntera pero sí que han duplicado los costos disponiendo de instituciones centralistas y forales que incluso se hacen la competencia en la ejecución de sus funciones.

Lo cierto, es que el poder del PNV  ha ido montando un sistema centralizado y manejable como el PRIM de Méjico, creando en su entorno un tupido bosque de intereses y prebendas que aseguran un bagaje muy rentable de votos en las elecciones.

Realmente, mientras no existan listas abiertas, que obliguen a los políticos a la consecución de votos como en el sistema inglés, junto a una limitación en la duración en los puestos ejecutivos y se disponga de unos buenos sueldos para los políticos nominados como diputados y que sean  comparativos con los de los dirigentes empresariales, no se ve la posibilidad de que dentro de los propios partidos exista una libertad plena y una democracia verdadera.

Como comunidad autónoma sería suficiente para Euskal Herria la posibilidad de administrarse en su totalidad cumpliendo las leyes del estado español y europeas y delegando aquello que concierna  a  los aspectos estatales de defensa, fronteras, poder judicial,…etc. Por tanto, el Estatuto completamente desarrollado en sus transferencias y el Concierto Económico actualizado serian más que suficientes para que Euskal Herria siguiera creciendo con eficacia. Tal vez habría que mejorar las posibilidades de ser representados más directamente en los estamentos europeos  y comercialmente dentro de la globalización existente.

No estaría mal que,  para cuidar los sentimientos históricos del pueblo vasco, el Rey y Jefe de Estado reconozcan y acepten ante el árbol de Gernika el Estatuto y Concierto Económico Vasco y que la Casa de Juntas con sus  los junteros reconozcan su lealtad a la corona y  pertenencia al estado español dejando fuera de lugar cualquier sueño de independencia futura.>

En resumen, sigo opinando lo mismo, con la salvedad de que es primordial y  necesario el arrepentimiento y entrega de las armas por parte de ETA, reconociendo el mal hecho a España y Euskal Herria y purgando lo que la Justicia decida por los crímenes cometidos.

Veo la necesidad de una nueva transición que reforme la Constitución y permita una España con un mínimo de federaciones que traten de limar sentimientos nacionalistas y frustaciones, amén de despilfarros y duplicidades.

Especialmente, los separatismos de Cataluña y Euskal Herria, se debieran enfocar desde un hipotético Estados Unidos de Europa, capaz de admitir unos estados que permitan la administración conjunta de regiones con etnias similares, que en nuestro caso abarcarían zonas de España y Francia. Esto requiere un proceso dilatado en el tiempo y la evolución hacia ideales más solidarios y pacíficos y menos demagógicos y violentos, que los actualmente existentes.

 

3 thoughts on “LO VASCO : GRANDEZAS Y MISERIAS

  1. No creo que la solución para crear unos Estados Unidos de Europa sea seguir manteniendo en incrementando los privilegios medievales de ciertas zonas. Cada pueblo, ciudad y región europea tiene su complejidad , historia y “derechos adquiridos” que la mayoría desconocemos. Favorecer a unos es defavorecer a otros por el simple hecho fortuito de nacer en un sitio u otro. Estados federales SÍ, confederación NO.

    • Seis Federaciones : 1.-Castellana-Aragonesa + 2.-Celta(Galicia, Asturias, León)+3.- Vasco.Navarra + Mediterranea (Cataluña,Baleares,Generalitat Valenciana, Murcia, Alicante)+ Andaluza-Extremeña(con Ceuta y Melilla) + Canarias. Todas con el mismo Concierto Econçomico , basado en el de la Comunidad Autonoma Vasca, seria lo correcto a mi entender.

      • Sí hombre…
        Por empezar: la federación Castellano Aragonesa debería tener a Andalucía dentro, dado que estuvo a punto de ser llamada Castilla la Novísima… igualmente apsaría con Extremadura.
        Por otra parte… habiendo nacido Castilla de Asturias (recuerda que Asturias es españa, el resto es tierra conquistada) y León habiendo formado parte desde siempre…¿porqué separarlas?
        ¿Cuál es el problema? Que hay que “disminuir” el poder de la zona más hispana
        Así mismo dudo que Murcia esté por pertener a la misma federación que Cataluña, quizás sí a la “castellana”
        Además… ¿Y si pusiéramos a Valencia, Alicante y Baleares juntas? Dejemos a Cataluña a su airecito…
        Así sería aún mejor:
        1.- Galicia 2.- Cataluña 3.- Vascongadas 4.- El resto… toda España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *